Bocadillos sin culpas

Bocadillos sin culpas
24 Dic 2016

¿Quién no ha tenido a media mañana o por la tarde un antojo? Si quieres satisfacer esas ganas por comer algo en la oficina o casa sin miedo a las calorías de más, puedes seguir estos bocadillos que traemos para ti.

¿Sabías qué?

Un bocadillo es un trozo de pan en cuyo centro se ha colocado algún tipo de alimento. Originarios de España (dónde hay gran variedad), en México se les conoce como tortas y en Sudamérica como sándwiches o sánguches.

 

Sándwich de pepinillos y mantequilla

 

Típico de la hora del té, este clásico sándwich inglés combina materia grasa con un vegetal fresco y saludable.

Ingredientes:

– Pan de molde integral.

– 1 pepinillo.

– Sal de maras.

Untar la mantequilla en una de las piezas de pan. Puedes hacerlo en las dos si te apetece, aunque sería una dosis extra de calorías. Retirar la piel y semillas del pepinillo y cortarlo en rodajas. Colocarlas encima de la mantequilla, espolvorear la sal de maras y cerrar. Cortar de preferencia los bordes del pan.

 

Tip

Puedes enriquecer el sabor de la mantequilla agregándole perejil cortado muy fino. También puedes sustituir la mantequilla por queso crema.

 

Sándwich de atún, lechuga y tomate

 

Práctico y económico, una lata de atún puede salvarte la vida cuando no tienes nada que comer en la refrigeradora o alacena. El secreto de este sándwich es enriquecer el sabor del pescado.

 

Ingredientes:

– 1 lata de atún en agua.

– 2 cebollas chinas.

– ¼ de ají amarillo.

– Culantro o perejil.

– ½ Limón.

– 1 tomate.

– 2 hojas de lechuga.

 

Vierte el contenido de la lata en un bol, desechando el agua. Pica la cebolla china, el ají amarillo, el culantro o perejil (la hierba de tu preferencia) y mézclalos con el atún. Exprime medio limón y espolvorea la sal y la pimienta. Corta el pan, coloca una o dos hojas de lechuga, unas dos rodajas de tomate y encima la mezcla anterior.


Tips

  1. Puedes usar un pan largo, como el baguete, retirándole la miga para que funcione como un contenedor.
  2. El tipo de lechuga puede variar, pero la romana es la más indicada, por su forma alargada.
  3. El medio limón es suficiente. Puedes exprimirle una tapa más, pero esto humedecería el relleno, mojando el pan y partiéndolo.

 

 

Share

Livin

Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *