Recomendaciones de la Iglesia Católica sobre la cremación de nuestros difuntos

Recomendaciones de la Iglesia Católica sobre la cremación de nuestros difuntos
30 Ene 2018

Después del Concilio Vaticano II, la Iglesia aceptó la cremación por el Papa Pablo
VI, al considerar que es una práctica que no contradice la doctrina de la Iglesia,
pues no afecta el alma del difunto.

En algunos casos puede ser el modo conveniente de proceder, como en casos de
epidemias, catástrofes, etc. Incluso como alternativa ante la falta de espacio para
entierros en un futuro.

Entre los católicos ha habido divergencias, algunos todavía creen que la Iglesia no
acepta la cremación pero el verdadero debate está en que es lo que se hace con las
cenizas.

El 15 de agosto del 2016 en el Pontificado del Papa Francisco, la Congregación para
la Doctrina de la fe publicó un documento Ad resurgendum cum Christo, sobre la
sepultura de los difuntos y la conservación de las cenizas en caso de cremación.

El documento señala: “Si por razones legítimas se opta por la cremación del
cadáver, las cenizas del difunto, deben mantenerse en un lugar sagrado: en el
cementerio, en una iglesia o en un área especialmente dedicada a tal fin por la
autoridad eclesiástica.”

Las razones para tenerlas conservadas en un cementerio, es que en el hogar las
futuras generaciones ya no guardarán el debido respeto. Tampoco deben ser
arrojadas al mar, tierra o aire, ya que se presta a muchas malinterpretaciones y no
se le puede honrar con la visita y la oración.

 

Escrito por: Padre Ronald La Barrera

Share

Livin

Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *